Cocina Burguesa Tradicional Catalana de Inspiración Modernista


El terreno dónde se encuentra hoy Casa Fuster, fue ocupado previamente por una indústria. En 1881 Olegario Juncosa hace construir una fábrica dedicada a la producción de chocolate bajo el nombre de Chocolates Juncosa

En 1905, Consol Fabra i Puig compró la finca, casada con Marià fuster, quien en 1908 encarga a Domènech i Montaner la construcción de un noble y lujoso edificio, para además de embellecer la ciudad, obsequiar a su mujer. Las obras acabaron en 1911, la Sra. Fabra murió en 1912.

Marià Fuster vivió varios años en el edificio. Exceptuando la planta principal, las demás fueron alquiladas. En la planta 0 y el sótano se estableció una tienda y la fábrica respectivamente de Mobles Francesc Vidal. Algunos de los muebles están actualmente en el hotel Ritz de Barcelona.

Plano original de Domènech i Montaner, del espacio que fue el restaurante de la família y que es el actual Panot Restaurant.

A principios de 1922 la família Fuster-Fabra, vendió toda la propiedad a la família Ynvern. Eran entonces, unos alquilados que tenían en la planta superior. En la planta principal dejó de haber la fábrica y tienda de muebles de Mobles Francesc Vidal, y se dividió el espacio en siete comercios diferentes, entre ellos: Una sucursal de la driguería Dalmau Oliveras, en la que se cree que trabajó el conocido pintor Joan Miró como dependiente, la Orxatería Valenciana, la cervecería Glöbel, la pelletería Campanelli, y una frecuentada peluquería para hombres.

El verano de 1933, se inauguruó el conocido Cafè Vienès de la planta principal. El alquilado era un hombre alemán. También se quedó el sótano, dónde abrió una sala de baile: El Danubi Blau. Con la Guerra Civil, el régimen se quedó la propiedad y pasó a ser La Casa del Socorro. Mantuvieron los dos negocios, con la diferencia que la orquestra eran militares, y la sala de baile se llamó: El Danúbio Azul.

Fue a finales de los años 30 que el conocido poeta y dramaturgo Salvador Espriu alquiló uno de los apartamentos de la cuarta planta del edificio. Vivió en el edificio durante 30 años, ya que en 1960 la compañía eléctrica Enher compró la propiedad. Salvador Espriu fue el último inquilino en dejar el edificio.

Inicialmente la eléctrica quiso derribar el edificio. Aún y así, las manifestaciones del vecindario y la oposición del ayuntamiento hicieron que finalmente se mantuviese el edificio.

Es en 1999 que la Enher se va, y cierra el edificio. Finalmente en el año 2000 adquiere el edificio el actual propietario que es una família de Granada.

En 2004 abre las puertas como hotel y se abre para la ciudad.

Finalmente el 14 de mayo de 2019, el chef y presentador Marc Ribas, inaugura su propio restaurante en la primera planta del edificio. Con un concepto basado en la alta cocina tradicional catalana e inspirada en la épo0ca modernista.

ericsalaHistoria